Español | English

Autora | Autorización para usar | Imprimir PDF

Parent and child practicing online safetyLa seguridad en línea y las habilidades de ciudadanía digital, al igual que las habilidades de seguridad en persona, no son suficientes por sí solas para proteger a los niños de cualquier daño. Las configuraciones de control parental y las herramientas de bloqueo o supervisión pueden añadir salvaguardas útiles, pero tampoco son suficientes para mantener a los niños a salvo. La tecnología no es perfecta y cuando los jóvenes tienen muchas ganas de hacer algo en Internet suelen estar lo suficientemente motivados y capacitados para encontrar formas de eludir las barreras que ponen los adultos.

La comunicación abierta con los adultos de confianza desempeña un papel crucial en la seguridad emocional y física de los jóvenes en todas partes, incluidos los juegos, las redes sociales y todos los demás espacios en línea. Incluso los adolescentes que son nativos digitales están más seguros en línea cuando tienen relaciones sólidas con adultos de confianza que se preocupan por su seguridad emocional y física en todas partes, tanto en línea como fuera de ella.

La buena noticia es que TODOS los adultos pueden tomar medidas para apoyar la seguridad en línea y la ciudadanía digital de los niños, desde la primera infancia, incluso si los niños aún no están en línea, incluso si los propios adultos no son nativos digitales o no disfrutan de los juegos en línea o las redes sociales, e incluso si se conectan con los jóvenes sólo en persona o a través de la educación a distancia, no en los juegos o las redes sociales.

Todos los adultos que se preocupan por los jóvenes, aun los que nunca se conectan, pueden seguir estos siete pasos para ayudarles a prepararse para un futuro de seguridad en línea y buena ciudadanía digital, porque aunque la tecnología cambie, estos conceptos probablemente seguirán siendo los mismos. (Al final se incluyen otros recursos para la ciudadanía digital y la prevención del ciberacoso).

1. Mantén el diálogo abierto acerca de la “buena ciudadanía”

¿Qué significa para ti ser un “buen ciudadano”, en línea o en persona? ¿Significa que actúas con respeto? ¿Que contribuyes a un bien mayor? ¿Que favoreces tu seguridad y la de los demás?

¿Qué significa ser un buen ciudadano en un jardín preescolar, en un colegio secundario o una oficina? ¿O en un videojuego? ¿Cuáles son las diferencias?

¿Quieres tener la reputación de ser un buen ciudadano? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Cómo podemos utilizar nuestro propio poder ahora mismo para ser buenos ciudadanos en los lugares a los que vamos – en línea o en persona?

¿Cómo se manifiesta la “buena ciudadanía” en los libros que lees, en el comportamiento que ves en público y en los programas que ves junto a los jóvenes?

¿Cómo se manifiesta la “buena ciudadanía” en los temas o intereses que compartes con los jóvenes, como los deportes, la historia del mundo, la política, el activismo, la literatura, los negocios, el cuidado de la salud, la ciencia o la música?

Animar a los jóvenes a mantener una conversación continua y adecuada a su edad sobre la “buena ciudadanía” les ayuda a desarrollar habilidades que pueden ayudarles a estar y actuar de forma más segura en todos los espacios, tanto en línea como fuera de ella.

2. Habla a menudo de los valores y el comportamiento, y de cómo están conectados

Kidpower no enseña “valores”, aunque todo nuestro equipo internacional valora claramente la seguridad física y emocional de todos y comunicamos un compromiso compartido de dar prioridad a la seguridad. Kidpower enseña habilidades.

El trabajo de los padres, profesores y otros cuidadores es ayudar a los niños a aplicar esas habilidades a lo largo del tiempo, tanto en línea como fuera de ella, de forma coherente con los valores de sus propias familias, escuelas, equipos, comunidades religiosas y grupos. Hacer esto con regularidad -e incluir ejemplos de comportamiento en línea relevantes y apropiados para su edad- ayuda a los niños a aprender a evaluar sus propias elecciones y cómo pueden reflejar sus valores en todo tipo de espacios.

Dependiendo del papel que desempeñen en la vida de los niños, los adultos tienen diferentes oportunidades de hablar de los valores de manera poderosa y apropiada. Por ejemplo, en algunas escuelas, que los profesores hagan hincapié en determinados valores religiosos puede ir en contra de las reglas sobre los límites. En otras escuelas directamente relacionadas con grupos religiosos, hablar de valores religiosos puede no estar simplemente dentro de los límites sino que incluso puede ser parte del trabajo. Al mismo tiempo, los profesores de cada una de estas escuelas pueden dejar claro -de forma habitual y continua- que valoran el “cuidado”, o que “robar” va en contra de sus valores.

¿Cómo se manifiestan los valores en las asignaturas o intereses que compartes con los niños, como los deportes, la historia del mundo, la política, el activismo, la literatura, los negocios, la salud, la ciencia o la música?

De manera apropiada para tu propia relación con los jóvenes, habla regularmente sobre cómo crees que la gente debe y no debe tratar a los demás. Para cada punto, ya sea que se sugiera como “lo que hay que hacer” o “lo que no hay que hacer”, pueden hablar juntos sobre cómo ese valor podría aplicarse también en línea.

Tal vez una persona diga: “Nosotros NO tomamos lo que les pertenece a los demás”. Esto abre la puerta a hablar de conceptos como los derechos de autor y el plagio, que aparecen tanto en los discursos del mundo real como en los documentos en línea. Independientemente de dónde se produzcan, estos comportamientos son formas de tomar las cosas de otras personas sin permiso.

Tal vez otra persona diga: “Nosotros respetamos la privacidad (o las cosas, o los espacios) de la gente”. Entonces, en general, ¿está bien entrar en la casa o en el coche de alguien sin ser invitado? ¿Está bien que entremos en la habitación de otra persona y leamos su diario? Si un amigo dice: “Sé la contraseña de mi hermana. Podemos entrar en su cuenta…”, ¿es eso diferente? ¿Por qué sí o por qué no?

Incluye la idea de que la seguridad es una excepción. Un paramédico puede entrar en una casa sin pedir permiso primero, ¿por qué? Por seguridad. Muchos adultos han acordado con sus hijos que los adultos pueden entrar en cualquiera de sus cuentas online y revisar todo lo que hay en ellas sin consultar al niño. Esta es una parte importante para ayudar a los niños a estar seguros en Internet.

3. Enseña a los niños que las herramientas online magnifican y aceleran la comunicación

Las personas de cualquier edad merecen saber que la tecnología digital tiene el poder de llevar nuestras palabras, imágenes, vídeos y otras acciones a más personas, muy rápidamente. Esto significa que “retractarse” es mucho más difícil en Internet.

Gracias a la tecnología, la amabilidad y la generosidad pueden magnificarse y llevarse más lejos y más rápido que nunca. Del mismo modo, el comportamiento cruel y ofensivo puede magnificarse y transmitirse mucho más lejos y más rápido.

Modelemos y practiquemos el uso del Poder de Calmarnos y el Poder de Pensar Primero antes de hablar o actuar, especialmente cuando nos sentimos molestos, para evitar que los problemas se hagan más grandes, tanto en línea como en lugares físicos.

Incluso los adultos que no se conectan a Internet tienen el poder de enseñar a los niños sobre la magnificación y la aceleración de la comunicación en Internet y de enseñarles estrategias que les ayuden a tomar decisiones sensatas. Esto ayuda a preparar a los jóvenes para que se hagan cargo de su seguridad y reputación en línea, así como para que actúen como buenos ciudadanos digitales en un futuro en el que el poder de la tecnología para magnificar y acelerar es probable que crezca, más que disminuir.

4. Enseña a los niños que los espacios online NO son privados

Publicar, enviar, tuitear, grabar, enviar mensajes de texto, y cualquier otro método de la creciente lista de formas de comunicación en línea, TODOS crean huellas digitales. Las huellas digitales son marcadores o pruebas del uso de Internet. Estos marcadores pueden incluir cuándo y dónde participamos y qué hicimos o compartimos.

Aunque utilicemos herramientas diseñadas para la comunicación “secreta” o “privada”, seguimos dejando huellas digitales. Otras personas -incluidos los padres y otros familiares, las autoridades, los profesores, los compañeros y los empleadores- pueden enterarse, ver o escuchar lo que hicimos, dijimos o compartimos, ahora o dentro de unos años.

Las personas están más preparadas para tomar decisiones prudentes en línea si asumen que todos sus conocidos verán o escucharán su comportamiento o su comunicación de inmediato. Si algo que hiciste o compartiste en línea podría hacer que pierdas la tranquilidad, haz todo lo posible por no dejar una huella digital.

La seguridad puede ser una excepción. Los adultos responsables de la seguridad de un niño pueden necesitar entrar en la cuenta de un niño porque el adulto es responsable de la seguridad del niño – incluso si esto hace que el niño se enfade.

Otra excepción en materia de seguridad podría ser el uso de la tecnología para obtener ayuda con un problema de seguridad. Muchos jóvenes han encontrado asesoramiento y otro tipo de apoyo a la salud mental que puede salvarles la vida gracias a los recursos en línea que no están disponibles en sus vidas fuera de la red. La pandemia del COVID-19 ha aislado a aún más personas de todas las edades en espacios físicos donde las opciones en línea pueden haberse convertido no sólo en la vía más segura, sino tal vez incluso en la única vía para pedir y obtener ayuda.

En algunas situaciones de seguridad emocional y física, obtener ayuda a través de una vía online puede ser la opción más segura -o la única- disponible. Aun así, sigue siendo un riesgo, por lo que entrenar a los niños durante la infancia en las habilidades para identificar “¿dónde está la seguridad?”, cómo persistir y cómo evaluar los recursos y los proveedores de servicios les ayudará a tomar decisiones más seguras e informadas.

5. Enseña que la buena ciudadanía digital incluye el respeto a la privacidad de los demás

Enseña a los niños que la ciudadanía digital y la seguridad en línea incluyen el respeto a la privacidad de los demás, aunque entendamos que tal vez los demás no respeten nuestra propia privacidad.

Debate sobre ejemplos de respeto a la privacidad en el mundo real, como por ejemplo:

  • no entramos en las casas o coches de los demás sin su permiso
  • no leemos los diarios de los demás sin su permiso
  • no chismeamos, es decir, no hablamos de la gente de forma hiriente o compartiendo información o historias privadas sin su permiso

Considera ejemplos similares de respeto a la privacidad en los espacios online, como por ejemplo:

  • no entramos en la cuenta de otra persona sin su permiso
  • no leemos los mensajes privados de otra persona sin su permiso
  • no compartimos historias, fotos o grabaciones de otros sin su permiso

Repasa el hecho de que la seguridad es una excepción. Cuando los niños comparten información con los adultos porque se sienten preocupados o incómodos o porque creen que hay un problema de seguridad, están contándolo para estar seguros. En estos casos NO se trata de “acusar”, “delatar” o “chismear”. Las familias suelen acordar que las cuentas que los niños tengan en internet NO son privadas y que los adultos pueden entrar y revisar las comunicaciones de los niños en cualquier momento. Esto es importante para ayudar a los niños a estar seguros en Internet.

6. Enseña a los niños que si experimentan ciberbullying o bullying de manera presencial, no es su culpa y merecen estar seguros

Incluso los niños pequeños saben que a veces otras personas pueden resultar conflictivas, como por ejemplo empujando o tirando arena. También saben que las personas pueden ser muy amables y generosas.

Toda la gama de comportamientos se da también en Internet. “Griefing*”, “trolling*” y “catfishing*” son términos que suelen aplicarse a comportamientos específicos de ciberbullying, pero los comportamientos en sí son simplemente formas diferentes de acoso, hostigamiento, coerción e intimidación que son similares a los comportamientos hirientes e inseguros que todos los adultos conocen.

  • Mantente atento: Presta atención a las palabras y acciones de otras personas. Nota si sientes incomodidad o inseguridad.
  • Hazte cargo: Puedes tomar muchísimas acciones para hacerte cargo, por ejemplo desuscribirte, cerrar sesión, establecer límites, unirte a un nuevo juego o bloquear usuarios. Otras posibles acciones son guardar evidencia de comportamientos dañinos, por ejemplo haciendo capturas de pantalla o impresiones.
  • Obtén ayuda: Si sufres intimidación, acoso o abuso en línea o en persona, no es tu culpa y mereces estar a salvo. Cuéntalo y sigue contándolo a los adultos hasta que recibas ayuda. Aunque los problemas se produzcan en un juego, una aplicación o una plataforma que permita denunciar a los usuarios, o en un juego multijugador con un moderador del que se espera que respete los límites, conseguir ayuda para los problemas en línea siempre significa hablar con un adulto que conozcas y en el que confíes en el mundo real. Hasta que las formas de obtener ayuda en línea sean mucho más fiables y receptivas, lo más seguro es recurrir a las conexiones del mundo real para obtener ayuda con los problemas en línea.

7. Haz un Acuerdo de Ciudadanía Digital y Seguridad de Kidpower

El modelo de Acuerdo de Ciudadanía Digital y Seguridad de Kidpower está diseñado para ayudar a los profesores, padres y otros líderes adultos a crear su propio acuerdo con los jóvenes.

Aunque puedes encontrar otros formularios de acuerdos de ciudadanía digital en línea, el nuestro está diseñado de forma exclusiva para que puedas:

  • Adaptarlo para diferentes edades y situaciones de vida, aun dentro de una misma familia;
  • Usarlo para iniciar conversaciones o favorecer la comunicación positiva y la ciudadanía digital entre adultos y niños;
  • Establecer límites para la seguridad en internet y la ciudadanía digital de formas positivas y no punitivas;
  • Reforzar el mensaje de que ponemos primero la seguridad, en lugar de poner primero las reglas.

Por ejemplo, observarás que Kidpower no recomienda que el joven responda a la llamada de su adulto “pase lo que pase”. Esto es algo que muchos incluyen en sus acuerdos, sin darse cuenta de que en realidad no quieren que el/la joven responda a una llamada si no es seguro hablar por teléfono en el lugar donde se encuentra en ese momento.

El acuerdo que crees a partir de nuestro modelo puede resultar más corto o más largo. Puede incluir más detalles sobre los límites sobre contraseñas, los gamertags*, los nombres de usuario, las configuraciones o las aplicaciones específicas. Algunos acuerdos, especialmente con niños pequeños, incluyen dibujos e ilustraciones. Añade cualquier cosa que haga que tu acuerdo se adapte a tu situación. Lo importante es el proceso de establecer el acuerdo juntos.

Los niños están más seguros, en línea y fuera de línea, cuando los adultos que los cuidan se involucran y prestan atención a sus intereses, actividades y bienestar general. Con demasiada frecuencia, los adultos que no son nativos digitales como los jóvenes en sus vidas, o que no tienen un interés similar en las experiencias en línea, pasan por alto el poderoso papel que pueden desempeñar para apoyar a la seguridad en línea y la ciudadanía digital de los niños. Animamos a todos los adultos a que se vean a sí mismos como poderosos y hábiles líderes en materia de seguridad que pueden dotar a los niños de las habilidades necesarias para estar seguros en línea y fuera de línea siguiendo estos pasos, y solicitando ayuda para obtener información adicional sobre los retos específicos en línea o en persona a los que se enfrentan los jóvenes. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo si tienes alguna pregunta o para saber más sobre cómo organizar un taller en línea.

______________________________________

*Griefing: usar o abusar de una mecánica de un juego con el mero propósito de enojar, molestar o impactar negativamente en la experiencia de juego de otro jugador.
*Trollear: intervenir en un espacio digital con el objetivo de generar polémica, ofender y provocar de modo malintencionado a los demás usuarios, captar la atención e impedir el intercambio o desarrollo habitual en dicho espacio.
*Catfishing: hacerse pasar por otra persona, normalmente con un aspecto y una personalidad atractiva, para ganarte la confianza de alguien y, en muchos casos, obtener algo de esa persona.
*Gamertag: identificador de usuario en la plataforma online de Microsoft Xbox Live. Se crea a partir de un Nick, un avatar personal e información sobre tus preferencias para que así la comunidad pueda conocer a cada jugador

Te invitamos a descargar este artículo destacado para tu uso personal, e imprimir una (1) copia gratis - siempre y cuando mantengas el PDF “tal y como está” y no lo publiques o compartas electrónicamente, de acuerdo a nuestros Términos y condiciones de uso. Al completar este formulario, aceptas recibir correos electrónicos de Kidpower y entiendes que puedes darte de baja en cualquier momento.
Recibirás un correo electrónico con un enlace seguro y encriptado para descargar el PDF. Por favor, considera realizar una donación para apoyar a nuestros recursos en línea gratuitos. ¿Ya eres miembro? Regístrate o Inicia sesión para descargas directas (sin tener que ingresar tu nombre y correo electrónico) y acceso a cientos de recursos gratuitos de Kidpower.
 

Derechos de autor © 2022 - presente. Todos los derechos reservados.

Fecha de Publicación: February 2, 2022   |   Última actualización: February 2, 2022

Traducción de María Gisella Gámez

Erika Leonard manages our California center, trains and mentors instructors, and is a Kidpower Senior Program Leader.

Pin It on Pinterest

Share This