Español | English

Autora | Autorización para usar | Imprimir PDF

Los niños con discapacidades son vulnerables a ser objeto de bullying, abuso y otros tipos de violencia. El enfoque de Kidpower enfatiza la elaboración de Planes de Seguridad para prevenir problemas. Estos Planes de Seguridad deben basarse en una evaluación realista de las necesidades y capacidades de cada miembro de una familia o grupo.

Los niños que tienen dificultades para comunicarse o moverse son más vulnerables a sufrir daños si las cosas salen mal. Los niños que actúan de manera disruptiva o que se alejan repentinamente tienen más probabilidades de hacer que las cosas salgan mal. Los niños que actúan de manera inusual o se ven diferentes tienen más probabilidades de ser molestados, intimidados o incluso atacados a causa de prejuicios o porque pueden verse como un blanco fácil.

A continuación mostramos cómo crear un Plan de Seguridad para los padres y otros cuidadores de niños con necesidades especiales. Estas ideas pueden aumentar la seguridad personal de toda la familia o el grupo, así como la del niño.

1. Integra la enseñanza de habilidades de seguridad personal junto con otras habilidades en tu vida cotidiana.

Creemos que esto es importante para las personas independientemente de su capacidad. Los niños con necesidades especiales varían mucho en sus capacidades y lo que pueden hacer cambia con el tiempo. Algunos jóvenes pueden comprender una gran cantidad de información abstracta, especialmente con el uso de ilustraciones e historias, pero necesitan una práctica muy estructurada sobre cómo mantenerse a salvo en situaciones específicas. La práctica de habilidades a través de juegos de roles ayudará a la mayoría de los niños a recordar mucho mejor que simplemente mostrarles o decirles qué hacer. Un niño que no puede entender conceptos abstractos como “extraño” o “partes privadas” a menudo puede aprender ideas y habilidades de “Seguridad con las Personas”, a través de la repetición, lenguaje de señas, íconos, estructura y práctica. Nuestras Señales de Seguridad de Kidpower se desarrollaron para ayudar a crear un lenguaje común sobre la Seguridad con las Personas para niños, adolescentes y adultos con habla limitada o nula, pero ahora se utilizan también en guarderías y escuelas para el público en general.

Estos son algunos ejemplos de conceptos clave en un lenguaje sencillo:

“¡Para!” “¡NO!” “Obtener ayuda”. “Permanecer juntos”. “Toma mi mano”. “Espera donde estás”. “Anda hacia la Seguridad. La seguridad es esta persona de la que puedes obtener ayuda”. “No abras la puerta”. “Mantén las manos abajo”. “Preguntar Primero”. “Necesito ayuda”. “No abraces, saluda con la mano”. “Pregunta Primero antes de tocar o tomar algo”. “El contacto físico para mostrar afecto, divertirse o jugar debe ser la elección de todos”. “El contacto físico no debe ser un secreto”. “Los regalos no deben ser un secreto”. “Siempre cuenta los problemas”.

2. Haz un Plan de Seguridad sobre cómo obtener ayuda dondequiera que vayan y repasen ese plan hasta que estés seguro de que todos lo entienden.

Hacer un Plan de Seguridad sobre cómo obtener ayuda cuando tienes problemas es una práctica de seguridad personal útil para todos los miembros de tu familia. Haz una lista de todos los lugares a los que podría ir tu hijo. Haz una lista de posibles problemas. Ahora, elabora un plan sobre cómo este niño podría obtener ayuda, o hacer que alguien más obtenga ayuda, en ese lugar específico con ese problema específico.

El Plan de Seguridad más importante para los niños es Preguntar Primero a sus adultos si pueden hacerlo en cualquier momento en que cambien las cosas. Dado que “que las cosas cambien” es un concepto abstracto, debes enseñarles a los niños esta habilidad usando ejemplos específicos. Pregunten Primero si ven un perro, una ardilla o una persona que no conocen bien. Pregunten Primero si ven fósforos, vidrios rotos, una araña o humo. Pregunten Primero antes de abrir la puerta, salir, asomarse por la ventana o ir a algún lugar, incluso con personas que conocen. Para los jóvenes que son lo suficientemente independientes como para quedarse en casa o en público sin adultos con quienes Preguntar Primero, su trabajo es Pensar Primero, seguir el Plan de Seguridad que han hecho con sus adultos o cuidadores, y verificar antes de cambiar su plan de con quién están, qué están haciendo y hacia dónde van.

El Plan de Seguridad que sugerimos para los niños perdidos que no están listos para salir solos es “Parar, Esperar y Mirar” por unos minutos y luego “Gritar” para que sus adultos puedan encontrarlos. Si esto no funciona, entonces, a un niño que pueda entender se le puede enseñar ir hacia la Seguridad, el lugar donde tú le hayas dicho que vaya a buscar ayuda. En una tienda, la Seguridad puede ser el cajero. En un parque de diversiones, podría ser la persona que dirige la atracción, el vendedor de boletos o la persona que trabaja en el puesto de comida. Puedes preguntar a los gerentes de tiendas, teatros o parques de diversiones cuáles son sus sugerencias si un niño se pierde. Podrías preguntar si tus hijos pueden practicar cómo pedir ayuda a su personal para que practiquen seguir su Plan de Seguridad.

La mayoría de los niños con lenguaje limitado pueden aprender a decir “¡Ayuda!” y entregarle una tarjeta a un cajero. Quizás los niños que no pueden hablar en absoluto igual puedan entregarle a alguien una tarjeta con una imagen y algunas palabras explicando el problema.

3. Enseña a los niños a expresarse en defensa de sí mismos si pueden y enseña a todos los que entren en contacto con niños vulnerables cómo abogar por ellos.

Para los adultos, ser alguien que aboga significa saber cómo mantener seguros a sus hijos y cómo protegerlos de cualquier daño, en medida de lo posible. Para otro niño en la familia, ser alguien que aboga por un niño con necesidades especiales significa expresarse en favor de la seguridad y obtener ayuda de un adulto si hay un problema. Para el niño con necesidades especiales, abogar significa tener formas de acuerdo a su capacidad de poder comunicar cuando algo es doloroso o molesto. Una regla fundamental de Kidpower es que “los problemas no deben ser secretos”. Desear que no sucedan, callar y esperar que desaparezcan, fingir que no existen o preocuparse no resuelve los problemas . Es más probable que los problemas se resuelvan cuando todos los involucrados hablan cuando notan problemas y son persistentes en pedir ayuda hasta obtenerla. Por ejemplo, se puede alentar a otro niño de la familia a que pida ayuda y, si corresponde, a que tome alguna medida si ve que comienza a suceder algo peligroso con el niño con necesidades especiales.

4. Sé realista si es probable que tu hijo se aleje y no tenga la capacidad de seguir un Plan de Seguridad o comunicarse con los demás.

Prepara a todos alrededor de este niño para que brinden supervisión constante. Parte de tu Plan de Seguridad es evitar que un niño que no tiene buena comprensión de la situación se aleje, tal como lo harías con un niño pequeño. Si se separan, la seguridad del niño es más importante que no llamar la atención. Un plan realista podría requerir que tu hijo tenga que llamar la atención de alguna manera para poder recibir ayuda. Haz que el niño lleve con él en todo momento una tarjeta u otro medio para explicar cuál es el problema, incluida la información de contacto. La puede llevar alrededor del cuello, atada a una camisa, un brazalete, etc. Si un niño rechaza una de las formas de llevar una tarjeta, prueba con otra o encuentra una manera de superar el rechazo inicial, tal como has ayudado a tu hijo a cambiar otros comportamientos. Una forma en la que puedes ayudar a los guardias de seguridad y otras personas a encontrar a tu hijo si se pierde es llevar contigo varias fotos actualizadas de él. En lugares grandes llenos de gente como un parque de diversiones, puedes hacer que tu hijo use algo distintivo y fácil de detectar, como por ejemplo una camisa de un color fuerte o brillante.

5. Protege la seguridad emocional de tu familia de las cosas desconsideradas y desagradables que los demás dicen y hacen a veces.

Utiliza la curiosidad de otro niño como una oportunidad maravillosa para crear conciencia y comprensión. Responde a la pregunta de una manera simple, como: “Está en una silla de ruedas porque sus piernas no funcionan bien”. Si tu propio hijo es capaz de responder, entonces practiquen qué decir: “Mi cuerpo se ve diferente porque fui hecho de esta manera. Estoy orgulloso de quien soy”. Es importante que sepas manejar la preocupación respetuosa de otro adulto siendo claro acerca de lo que quieres y no quieres, sin dejarte llevar por los disparadores emocionales. Prepárate para establecer límites de manera firme y respetuosa si alguien es irrespetuoso en público, siempre y cuando estés en un lugar seguro. Practica respuestas como, “Disculpe. Por favor, deje de hacer comentarios como ese. Estamos orgullosos de nuestra familia al igual que usted está orgulloso de la suya”. Prepárate para alejarte con calma y obtener ayuda si no te encuentras en un lugar seguro o si el comportamiento de alguien parece inseguro. Denuncia cualquier comportamiento inseguro a la gerencia de los lugares a los que vas y pregúntales cómo pueden asegurarse de que todos los que visiten su lugar sean tratados con respeto.

6. Asume la responsabilidad de las formas en las cuales tu hijo puede cruzar los límites de los demás. Es importante ser realista acerca de lo que podría suceder en lugar de desear que no suceda.

Con algo de preparación, la mayoría de los problemas se pueden tratar de manera tranquila y eficaz en lugar de convertirse en una emergencia. Los niños a veces cruzan los límites de los demás, ya sea que tengan necesidades especiales o no, y los adultos deben hacerse cargo de su comportamiento. Si tienes un niño que es probable que corra y abrace a extraños en el parque o en la tienda, prepárate para detenerlo y practicar saludar con la mano en lugar de tocar. Si tienes un niño que podría tener una rabieta en un restaurante, elige el restaurante teniendo esto en cuenta y ten un plan para que puedas irte rápidamente de ser necesario. Si tienes un niño al que le gusta balancearse ruidosamente hacia adelante y hacia atrás en los asientos de una sala de cine, asegúrate de que el asiento no se balancee, siéntate cerca del pasillo y no en el medio de la fila para que puedan irse fácilmente de ser necesario, o proporciona una forma menos disruptiva para que tu hijo se mueva.

7. Haz tiempo para que los niños de tu familia que no tienen necesidades especiales aprendan habilidades de seguridad personal apropiadas para su edad.

Dales tiempo a solas contigo para que puedan aprender por sí mismos separados de su hermano más vulnerable. Déjales saber a todos los niños de tu familia que, aunque te preocupas por el niño al que consideras más vulnerable, su seguridad es igual de importante para ti. Diles a todos tus hijos que los amas y que quieres que te cuenten sus problemas, incluso si pareces estar muy ocupado. Especialmente a medida que crecen, a veces los niños cuyos hermanos tienen necesidades especiales suelen pensar que sus problemas no son tan importantes. Pueden ver a sus padres como sobrecargados y tratar de protegerlos al no ser una preocupación para ellos. Los niños de todas las capacidades necesitan saber que sus adultos realmente quieren escuchar acerca de sus problemas y que sus necesidades pueden ser diferentes, pero no son menos importantes.

8. Cuídate.

Si estás preocupado por el bienestar de tu hijo, esto puede volverse abrumador. Es normal que los padres se culpen a sí mismos por cualquier cosa que salga mal, o que sientan que no deben parar hasta que todo vaya bien. Sin embargo, mostrarse culpable y agotado es un ejemplo terrible para tus hijos y disminuye tu capacidad de ser eficaz a largo plazo. Es más probable que tomes mejores decisiones y hagas un mejor trabajo en el cuidado de tu hijo si te das un descanso. Es por eso que tomarte tiempo para ti mismo y obtener apoyo personal es una parte importante del Plan de Seguridad para el bienestar de toda tu familia.

Te invitamos a descargar este artículo destacado para tu uso personal, e imprimir una (1) copia gratis - siempre y cuando mantengas el PDF “tal y como está” y no lo publiques o compartas electrónicamente, de acuerdo a nuestros Términos y condiciones de uso. Al completar este formulario, aceptas recibir correos electrónicos de Kidpower y entiendes que puedes darte de baja en cualquier momento.
Recibirás un correo electrónico con un enlace seguro y encriptado para descargar el PDF. Por favor, considera realizar una donación para apoyar a nuestros recursos en línea gratuitos. ¿Ya eres miembro? Regístrate o Inicia sesión para descargas directas (sin tener que ingresar tu nombre y correo electrónico) y acceso a cientos de recursos gratuitos de Kidpower.
 

Derechos de autor © 2022 - presente. Todos los derechos reservados.

Fecha de Publicación: March 7, 2022   |   Última actualización: March 7, 2022

Traducción de Ana Fernanda Uribe

Kidpower Founder and Executive Irene van der Zande is a master at teaching safety through stories and practices and at inspiring others to do the same. Her child protection and personal safety expertise has been featured by USA Today, CNN, Today Moms, the LA Times, and The Wall Street Journal. Publications include: cartoon-illustrated Kidpower Safety Comics and Kidpower Teaching Books curriculum; Bullying: What Adults Need to Know and Do to Keep Kids Safe; the Relationship Safety Skills Handbook for Teens and Adults; Earliest Teachable Moment: Personal Safety for Babies, Toddlers, and Preschoolers; The Kidpower Book for Caring Adults: Personal Safety, Self-Protection, Confidence, and Advocacy for Young People, and the Amazon Best Seller Doing Right by Our Kids: Protecting Child Safety at All Levels.