Español | English

Autora | Autorización para usar | Imprimir PDF


Kidpower enseña a personas de todas las edades y todas las habilidades cómo ser persistentes en la protección de sus límites mediante el uso de juegos de roles para brindarles a los alumnos una práctica positiva para mantener sus límites a través de los cinco Niveles de Intrusión™.

El plan de estudios de Kidpower utiliza los cinco Niveles de Intrusión para describir la progresión que las personas suelen seguir cuando intentan presionar a alguien para que reduzca sus límites. Los cinco niveles son cuando alguien:

1) No se da cuenta de tu límite;

2) No escucha tu límite;

3) Utiliza la coerción emocional al tratar de hacerte sentir mal por establecer un límite;

4) Rompe las reglas de seguridad o se pasa de la raya para intentar que abandones tu límite ofreciendo un soborno, haciendo amenazas, abusando de su poder o rompiendo las reglas de seguridad sobre áreas privadas.

5) Intenta que prometas no contar ni reportar.

Las diversas razones por las que alguien usa estos niveles de intrusión pueden variar desde la falta de consideración o el egocentrismo hasta la experimentación con abuso del poder y la preparación deliberada de un niño para el abuso sexual.

En lugar de hablar con los niños sobre la intrusión, la motivación o el abuso sexual, el acercamiento de Kidpower se enfoca en usar comportamientos potencialmente molestos o inseguros del día a día en juegos de roles para que los alumnos practiquen el uso de habilidades que pueden resolver estos problemas de límites la mayor parte del tiempo.

Usamos ejemplos sencillos, emocionalmente seguros, apropiados para la edad y relevantes para la vida de nuestros alumnos sobre problemas, tanto con adultos como con compañeros, sobre contacto físico, muestras de afecto o juegos no deseados; tales como una mano en el hombro, juegos demasiado rudos, abrazos, besos, bromas, etc.

En los talleres practicamos estos juegos de roles después de haber presentado la Lista de Control de Kidpower sobre Límites y Consentimiento para el Contacto Físico por Juego o Afecto, que puede sintetizarse así:
“Las formas en que demuestras que te gusta alguien o que quieres jugar deben ser: ( 1) seguras, (2) la elección de cada persona, (3) permitidas por los adultos a cargo, y (4) no deben ser secreto”.

Kidpower les enseña a los alumnos qué decir y qué hacer para proteger sus límites en cada uno de los cinco Niveles de Intrusión™:

1. No se da cuenta.

Decimos: “Supongamos que alguien no se da cuenta de que su comportamiento te está molestando. Lo primero que debes hacer es decírselo de manera firme y respetuosa, usando tus ojos, tus palabras y tu cuerpo. Incluso si te gusta algo al principio, está bien cambiar de opinión”.

Irene ayuda a un alumno con necesidades especiales a practicar cómo hacer una valla con sus manos para que alguien se detenga.

Para practicar, puedes poner una mano en el hombro de tu alumno de forma casual (NO de forma siniestra) y guiar al alumno para que tome tu mano, te la devuelva con calma y firmeza, te mire a los ojos y diga: “Por favor, para” con una voz firme y clara.

2. No escucha.

Decimos: “Supongamos que alguien no escucha y repite el comportamiento o dice algo desdeñoso”. Simplemente señalamos que a veces algunas personas no escuchan o no perciben nuestro límite la primera vez, y que nosotros a veces tampoco escuchamos el límite de alguien la primera vez que lo expresa.

Para practicar, coloca tu mano sobre el hombro de tu alumno y dile de manera quejosa: “Oh, pero siempre hacemos esto”. O, “Tú sabes que te gusta esto”. Guía a tu alumno a ponerse de pie, dar un paso hacia atrás, hacer una valla con sus manos y decir con una voz educada y firme: “¡Dije que pares! No me gusta”.

3. Intenta hacer que estés equivocado / Utiliza coerción emocional.

Exagerar un poco tus “sentimientos heridos” ayuda a que aprender habilidades vitales para detener la coerción emocional también sea divertido.

Decimos: “Esto es cuando alguien se enoja y trata de hacerte sentir mal por establecer un límite. La realidad es que a la mayoría de nosotros no nos gusta que nos digan qué hacer o que nos digan que hicimos algo mal. Podemos demostrar que nos preocupamos por alguien y queremos ser respetuosos sin dejar de establecer nuestros límites”.

Para practicar: Después de que tu alumno te haya dicho que pares, responde con tristeza: “Eso hiere mis sentimientos. Si me quisieras, me dejarías poner mi mano en tu hombro”. O, un poco enojado: “Eso es una falta de respeto”.

Guía a tu alumno a ponerse de pie, dar un paso hacia atrás, hacer su valla y decir: “No quiero entristecerte (o ser irrespetuoso), y por favor, para”. O, “Lamento que estés triste y aún quiero que te detengas”. O simplemente, “Lo siento y para“.

Ser capaz de reconocer la coerción emocional, reconocer los sentimientos de los demás y aún establecer límites claros, respetuosos y firmes es una habilidad importante para muchas situaciones.

4. Rompe las Reglas de Seguridad / Cruza la raya.

Usa la función de espejo para guiar a un niño a mantener en alto la valla con sus manos mientras dice “Para” para proteger sus límites personales.

Decimos: “Hay diferentes formas en que alguien puede romper las reglas de seguridad o cruzar la raya para que dejes de lado tu límite, como ofrecerte un soborno, abusar de su poder, hacer una amenaza o romper las reglas de seguridad sobre las partes privadas.”

Para practicar, puedes ofrecer un soborno diciendo: “Te daré todos los dulces que quieras (o algún otro ejemplo relevante para este alumno) si me dejas poner mi mano en tu hombro”. Guía al alumno a ponerse de pie, dar un paso hacia atrás, hacer su valla, mirarte a los ojos y decir: “Para o lo voy a contar.”

Con niños mayores y adolescentes, puedes explicar que a un adulto o a alguien en una posición de poder, le pueden decir: “Para o te voy a denunciar”. Si este problema es con un compañero que cruza la línea, también pueden decir: “Para o me voy”. O, “Para o tendrás que irte”.

Puedes ayudar a los alumnos a practicar juegos de roles sobre el abuso de poder de maneras que no sean demasiado intensas, en las que digas: “Soy más grande que tú, así que tienes que hacer lo que digo”. O, “Les diré a todos lo tonto que eres si no haces lo que quiero”. Nuevamente, guía a tu alumno para que diga: “Para o lo voy a contar”.

Diles a tus alumnos que, aunque la persona difícil que estás pretendiendo ser se detenga, su trabajo es llegar a un lugar seguro lo antes posible y contarle lo sucedido a un adulto de confianza. Recuérdales que los problemas nunca deben ser secretos y que deben seguir contando a los adultos en quienes confían, incluso si el primero a quien acuden, no los ayuda, hasta que obtengan la ayuda que necesitan.

Parents and kids practicing skills together to be safe.

En los talleres de Kidpower, niños y adultos aprenden y practican juntos habilidades de límites para estar seguros.

5. Trate de hacerte prometer que no lo vas a contar.

Para los niños de 7 años o más, explicamos que, “aunque la mayoría de las veces queremos que digas la verdad y cumplas tus promesas, es posible que debas decir una Mentira de Emergencia si alguien trata de hacer que prometas no contar. Esto está bien porque lo estás haciendo para estar seguro y vas a buscar ayuda de un adulto en quien confías tan pronto como puedas”.

Es muy importante que cuando practiquemos juegos de roles sobre amenazas tengamos siempre mucho cuidado de usar amenazas de bajo nivel que sean emocionalmente seguras y apropiadas para la edad. No queremos poner en la mente de un niño ninguna imagen que no necesite estar ahí.

Después de que tu alumno haya creado espacio entre ustedes, haya hecho su valla y haya dicho: “¡Para o lo voy a contar!”, puedes practicar diciendo de una manera poco intensa: “Por favor, no cuentes. Si cuentas no vamos a poder pasar tiempo juntos”. O, “Más te vale que no cuentes, o te meterás en problemas”.

Guía a tu alumno a que dé un paso hacia atrás, mantenga su valla con sus manos, te mire y diga su Mentira de Emergencia: “No voy a contar si paras.” Recuerda a los alumnos que, una vez que se alejen de esta persona difícil que pretendes ser, deben contarle lo sucedido a un adulto de confianza, y seguir contándolo hasta que obtengan la ayuda que necesitan.

Después de estas prácticas hacemos que nuestros alumnos practiquen ser persistentes y eficaces en interrumpir a adultos impacientes y ocupados de tal manera que puedan contar o reportar su problema de seguridad.

También alentamos a los adultos a que hagan la Promesa de Protección de Kidpower a todos los niños a quienes puedan apoyar, para que sepan que sus adultos se preocupan y que son adultos en quienes pueden confiar para ayudarlos con sus problemas.

Le invitamos a descargar este artículo destacados para uso personal , y una copia de impresión (1) copia de forma gratuita - siempre y cuando mantenga el PDF " tal cual" y no publique o comparta electrónicamente, por nuestro El permiso para utilizar Requirments. Al completar un formulario de solicitud de descara, acepta recibir correos electrónicos de Kidpower y comprende que puede darse de baja en cualquier momento. Por favor done para apoyar nuestros recursos gratuitos en línea.
Recibirá un correo electrónico con un enlace seguro y encriptado paa descargar el PDF. ¿Es usted miembro? Firmar o iniciar sesión por descargas directas y el libre acceso a 100s más recursos Kidpower.

 

Derechos de autor © 2021 - presente. Todos los derechos reservados.

Fecha de Publicación: March 30, 2021   |   Última actualización: March 30, 2021


Traducción de Ana Fernanda Uribe

Kidpower Founder and Executive Irene van der Zande is a master at teaching safety through stories and practices and at inspiring others to do the same. Her child protection and personal safety expertise has been featured by USA Today, CNN, Today Moms, the LA Times, and The Wall Street Journal. Publications include: cartoon-illustrated Kidpower Safety Comics and Kidpower Teaching Books curriculum; Bullying: What Adults Need to Know and Do to Keep Kids Safe; the Relationship Safety Skills Handbook for Teens and Adults; Earliest Teachable Moment: Personal Safety for Babies, Toddlers, and Preschoolers; The Kidpower Book for Caring Adults: Personal Safety, Self-Protection, Confidence, and Advocacy for Young People, and the Amazon Best Seller Doing Right by Our Kids: Protecting Child Safety at All Levels.

Pin It on Pinterest

Share This