Español | English

Autora | Autorización para usar | Imprimir PDF

young child hugging adultEste artículo ha sido extraído del capítulo sobre cómo proteger a los niños del abuso infantil de El libro Kidpower para adultos comprometidos.

Para ser dignos de confianza debemos saber cómo hacernos cargo de la seguridad de los jóvenes bajo nuestra responsabilidad. Esto también es válido para las organizaciones. Lamentablemente, como las noticias constantemente lo demuestran, hasta las instituciones más prestigiosas pueden tener dificultades para detectar y detener los abusos, la intimidación, el bullying y otros comportamientos peligrosos.

Aquí presentamos algunas ideas sobre por qué sucede esto y cómo podemos trabajar juntos para construir culturas de cuidado, respeto y seguridad para todos en nuestras familias, escuelas, organizaciones juveniles, instituciones religiosas, empresas y otros grupos.

¿Qué es lo que dificulta abordar los problemas que pueden dar lugar a abusos?

Como individuos, es normal el impulso de preservar nuestra propia imagen como buenas personas. Cuando nos enfrentamos a un comportamiento que podría ser perjudicial para un niño, asumir la responsabilidad requiere:

  • Una atención vigilante
  • Una comprensión del impacto de este comportamiento inseguro
  • Reglas claras
  • Límites saludables
  • Excelentes habilidades de comunicación
  • Un alto nivel de integridad personal

Sin todas estas cualidades, es probable que la mayoría de nosotros tratemos de proteger nuestra propia imagen en lugar de reconocer y resolver el problema.

Ante una situación difícil, podemos:

  • Ignorar lo que nos preocupa, esperando que desaparezca.
  • Negar la posibilidad de un problema diciendo: “Eso no puede suceder aquí”.
  • Poner excusas diciendo: “Esto sucedió por cosas fuera de mi control”.
  • Negar la responsabilidad diciendo: “Pero no es mi trabajo hacer esto”.
  • Negar que exista un problema diciendo: “Eso no fue lo que ocurrió realmente”.
  • Minimizar el problema diciendo: “No fue tan grave”.
  • Contraatacar diciendo: “En realidad, este problema es culpa de la otra persona”.

Cuanto más prestigioso o conocido es un grupo en su comunidad, más fuerte será su necesidad de preservar su reputación. La mayoría de las personas que tienen una profunda necesidad de creer en la integridad de su familia u organización tratarán de evitar toda información que entre en conflicto con esta imagen. Esto hace que las personas tiendan a mirar para otro lado, utilizar la “Técnica de Desear”, poner excusas, minimizar o culpar a la víctima, en lugar de hacer algo para solucionar el problema.

Como resultado, las instituciones a menudo tratan de proteger su reputación en lugar de abordar los problemas de manera proactiva, a menos que, y hasta que sus miembros, en todos los niveles, decidan hacer algo diferente.

Cuatro decisiones que debemos tomar para proteger a nuestros hijos del abuso

Todas las personas y grupos que tienen a su cargo niños, ya sean familiares, religiosos, educativos, sociales, recreativos o de salud, pueden aprender a estar abiertos a la información negativa y a abordar los problemas de manera constructiva y equilibrada. Esconderse de problemas potenciales no funciona, como tampoco lo hace reaccionar de forma exagerada.

A continuación se presentan cuatro decisiones que debemos tomar para proteger la seguridad de los niños bajo nuestro cuidado:

1. Poner la seguridad en primer lugar. El principio fundamental de Kidpower es: “La seguridad y el bienestar de los niños son más importantes que la vergüenza, la incomodidad o las ofensas de cualquier persona”. Recuerda que mantener las apariencias puede causar un daño terrible a corto plazo y además puede provocar un daño severo a su reputación a largo plazo. Poner la seguridad en primer lugar significa dejar en claro explícita y públicamente que todas las formas de violencia y abuso emocional van en contra de las reglas.

2. Hacer que hablar sea seguro para todos. Una de las reglas de límites fundamentales de Kidpower es que “los problemas no deben ser secretos”. Sin embargo, con mucha frecuencia se impide que las personas hablen sobre sus problemas de seguridad por el miedo a perder credibilidad, el trabajo, dinero y / o relaciones. Abordar los problemas de seguridad más temprano que tarde puede evitar que los problemas se agraven y puede ayudar a construir una reputación de integridad y compromiso con la defensa de los valores.

Hacer que hablar sea seguro para las personas significa que todos los que ocupan posiciones de poder sepan cómo dejar a un lado sus egos y sus miedos y ESCUCHAR la historia de alguien más. A menudo, las historias tienen más de un lado, así que esté preparado para escuchar sin juzgar y buscar soluciones en lugar de culpar.

3. Hacer que las reglas se cumplan de forma justa a equitativa. Establece acuerdos y reglas transparentes sobre lo que es y no es seguro o apropiado en tu entorno. Prepárate para actuar con el fin de detener un comportamiento inseguro, pero no reacciones de forma exagerada. Si ves un problema, mantenga la calma, asegúrate de que entiendes toda la historia, escucha los diferentes puntos de vista y piensa en el propósito de las normas de seguridad.

Aplicar las reglas de forma automática y sin pensar puede llevar a reacciones exageradas que reducen la seguridad. Un niño de edad preescolar que intenta mirar debajo de la falda de una niña, simplemente debe ser detenido, y este comportamiento no es lo mismo que un grupo de niños que le quitan los pantalones a otro niño, lo cual deberá tener consecuencias más severas. Las dos situaciones, incluso en el mismo grupo de niños, requieren respuestas diferentes.

Al mismo tiempo, el poder, el carisma o la popularidad de alguien, no debería ser un motivo para que una persona se ponga por encima de la ley o quede eximido de cumplir las reglas.

4. Establecer consecuencias apropiadas para el comportamiento inseguro. Una persona que sobrepasa los límites necesita aprender a respetar los límites de los demás. Si este comportamiento es perjudicial, él o ella necesita modificarlo y comprometerse a comportarse de manera diferente.

Las posiciones de poder no son un derecho, son un privilegio. Cuando un adulto no utiliza ese privilegio de manera segura , debe afrontar como consecuencia lógica la pérdida de ese privilegio. Una persona que abusa del alcohol no debe conducir o perderá el permiso para conducir. Un adulto que ha abusado de un niño debe perder para siempre el privilegio de una posición de poder en relación a los niños y enfrentar las consecuencias legales.

Lo que todos deben saber sobre cómo mantener a los niños a salvo del abuso y otros daños

Las familias, las escuelas y otros grupos suelen utilizar Kidpower como recurso después de un abuso cometido por una persona en una posición de confianza y poder, o después de que un niño haya dañado a otro niño en una escuela o grupo juvenil, debido a que los adultos a cargo no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo y no detuvieron el bullying. Todos estarán mejor si los niños y los adultos aprenden las habilidades de “Seguridad con las Personas” antes de que alguien resulte lastimado.

Para mantener a los niños a salvo de los abusos, tanto los niños como los adultos deben saber:

1. Qué es un comportamiento seguro y qué no lo es.  Esto debe estar definido con claridad para todas las áreas: higiene, supervisión de actividades, conducción, natación, seguridad personal, etc. Para obtener pautas sobre el comportamiento seguro en relación al contacto físico, consulta el artículo de Kidpower Contacto físico en las relaciones saludables.

Cuáles son las reglas sobre el comportamiento seguro y apropiado y cuáles son las consecuencias de no respetarlas.

2. Que a veces las personas, incluso los adultos en posiciones de liderazgo, tienen problemas que les hacen hacer cosas que no son seguras. Consulta el artículo A veces las personas que aman los niños tienen problemas.

3. Que ese comportamiento inseguro, especialmente por parte de un adulto a cargo, NUNCA debe ser un secreto, incluso si ya prometiste mantenerlo en secreto.
Consulta el artículo Qué tipos de secretos se pueden guardar y cuáles no.

4. Que los adultos deben encargarse de mantener seguros a los niños. Queremos que los niños se hagan cargo de su propia seguridad lo mejor que puedan, pero la cuestión fundamental es que los adultos son los responsables de garantizar que los niños estén a salvo de cualquier daño hasta que sean capaces de protegerse a sí mismos. En cualquier caso, NUNCA es culpa del niño si un adulto hace algo inseguro.

5. Cómo hablar y detener los comportamientos inseguros. Hablar requiere habilidad y coraje. Incluso los niños pequeños pueden aprender a mantenerse firme: “Por favor, detente”. O: “¡Eso no es seguro!”. Y los niños más grandes pueden aprender que nunca es demasiado tarde para hablar.

6. Cómo ser persistentes para obtener la ayuda que necesitan. Los niños pueden aprender a encontrar adultos que los escuchen y a seguir contando hasta que un adulto los ayude a resolver el problema.

No cedas tu poder

Mantén el control sobre las personas que cuidan a tus hijos. No permitas que el prestigio, la posición, la amabilidad o la autoridad de nadie te impida detectar posibles abusos de poder. Recuerda que una organización que hace mucho bien también puede tener miembros que hagan un gran daño. Incluso si una persona, lugar o grupo parece genial al principio, sigue controlando que todo esté bien. Preséntate de manera inesperada. Presta atención a los posibles problemas de seguridad. Prepárate para buscar soluciones en lugar de esperar que los problemas se solucionen solos. Confía en tu propia intuición y juicio, y actúa si algo te parece mal. Sobre todo, mantén una buena comunicación con tus hijos para saber qué sucede realmente en sus vidas.

Los puestos de poder, autoridad y liderazgo son privilegios, pero la seguridad de los niños es un derecho humano y los niños necesitan que sus adultos protejan ese derecho. Como adultos, somos responsables de hacer que la seguridad de los niños sea una prioridad en el hogar, en la escuela y en nuestras comunidades. Tenemos que asegurarnos de que nuestras palabras y acciones pongan la seguridad en primer lugar, antes que la vergüenza, los inconvenientes u ofensas, todos los días, en todas partes, con todas las personas.

Le invitamos a descargar este artículo destacados para uso personal , y una copia de impresión (1) copia de forma gratuita - siempre y cuando mantenga el PDF " tal cual" y no publique o comparta electrónicamente, por nuestro El permiso para utilizar Requirments. Al completar un formulario de solicitud de descara, acepta recibir correos electrónicos de Kidpower y comprende que puede darse de baja en cualquier momento. Por favor done para apoyar nuestros recursos gratuitos en línea.
Recibirá un correo electrónico con un enlace seguro y encriptado paa descargar el PDF. ¿Es usted miembro? Firmar o iniciar sesión por descargas directas y el libre acceso a 100s más recursos Kidpower.
 

Derechos de autor © 2021 - presente. Todos los derechos reservados.

Fecha de Publicación: April 29, 2021   |   Última actualización: April 29, 2021


Traducción de Verónica N’Haux

Kidpower Founder and Executive Irene van der Zande is a master at teaching safety through stories and practices and at inspiring others to do the same. Her child protection and personal safety expertise has been featured by USA Today, CNN, Today Moms, the LA Times, and The Wall Street Journal. Publications include: cartoon-illustrated Kidpower Safety Comics and Kidpower Teaching Books curriculum; Bullying: What Adults Need to Know and Do to Keep Kids Safe; the Relationship Safety Skills Handbook for Teens and Adults; Earliest Teachable Moment: Personal Safety for Babies, Toddlers, and Preschoolers; The Kidpower Book for Caring Adults: Personal Safety, Self-Protection, Confidence, and Advocacy for Young People, and the Amazon Best Seller Doing Right by Our Kids: Protecting Child Safety at All Levels.

Pin It on Pinterest

Share This