Español | English

Autora | Autorización para usar | Imprimir PDF

“Ciberbullying” o “ciberacoso” significa el uso deliberado de tecnología como teléfonos inteligentes, Internet, redes sociales o entornos de juego para acosar, humillar, hablar mal o amenazar a alguien. Como cualquier forma de acoso, el ciberacoso puede atacar la alegría de vivir, la reputación y el bienestar de alguien.

Los actos de ciberacoso y otras agresiones electrónicas han causado un gran sufrimiento, que puede y debe evitarse. Nuestro trabajo como padres, educadores y otros adultos que se preocupan por los demás es enseñar a los jóvenes que tenemos a nuestro cargo a ser buenos ciudadanos digitales, modelar nosotros mismos el ser ciudadanos digitales positivos e insistir en que todos demuestren un compromiso continuo con el uso de la tecnología de forma inteligente y segura.

Estas son 10 acciones que podemos tomar para proteger a los jóvenes del ciberacoso.

1. Da un buen ejemplo - ¡Lo que hacemos importa más que lo que decimos!

Recuerda que las acciones de los adultos cercanos a los jóvenes tienen una poderosa influencia en lo que ellos harán. Como me dijo un profesor: “En nuestro pequeño colegio privado, los padres estaban llevando chismes, en línea y fuera de línea, sobre los problemas de una familia en particular. No es de extrañar que sus hijos empezaran a publicar insultos sobre un niño de esa familia que estaba pasando un mal momento”.

Deja que los niños y adolescentes de tu vida te vean elegir ser respetuoso incluso cuando estás molesto. Que te vean comunicarte en persona de forma directa y respetuosa con alguien con quien tienes un problema en lugar de quejarte a espaldas de esta persona. O, si esto no funciona, hazles saber que irás personalmente a ver a alguien que está en posición de hacer algo al respecto. Que vean que expones tus desacuerdos de forma objetiva y educada, sin insultos ni sarcasmo. Que te vean elegir NO dar “me gusta” o compartir una publicación o foto que sea hiriente o irrespetuosa, aunque parezca divertida. Si cometes un error, dilo, y muestra cómo vas a enmendarlo.

Expresa tu desaprobación cuando personas en posiciones de poder y prestigio actúen de forma dañina o irrespetuosa, incluso si aprecias que hayan ganado un partido, disfrutas de su música o películas, o estás de acuerdo con su política. Modela el equilibrio apagando tu tecnología y haciendo algo juntos en la naturaleza o con otras personas sin estar conectados electrónicamente.

2. Mantente conectado con el mundo de tus hijos en línea y en cualquier otro lugar - ¡Asegúrate de que los niños sepan que te importan!

Audrie Pott, de 15 años, se suicidó después de haber sido agredida sexualmente y de que un vídeo de la agresión se compartiera en Internet con comentarios crueles. Sus padres no se enteraron de la agresión, del vídeo ni de los comentarios hasta que fue demasiado tarde.

Pasa tiempo con tus hijos, niños y adolescentes para saber lo que están haciendo. Explícales que sus actividades en mensajes de texto, medios sociales como Facebook, correo electrónico, grupos de chat y uso de computadoras pueden hacerse fácilmente públicos para el mundo e insiste en que estas actividades sean también públicas para ti.

Si no entiendes exactamente lo que tu hijo hace con la tecnología, haz que este joven te enseñe guiando el camino y dejándote ser su copiloto. Si tú mismo estás ocupado con la tecnología, recuerda dejar lo que estás haciendo y prestar atención a tus hijos. De lo contrario, pueden estar sentados uno al lado del otro, cada uno mirando sus propios teléfonos o computadoras, y no darte cuenta de lo que tu hijo está viendo o escribiendo.

Protege y supervisa a los niños hasta que estén realmente preparados para tomar decisiones seguras y sabias por sí mismos. Los niños están más seguros cuando sus adultos saben quién está con ellos, qué están haciendo y a dónde van. Recuerda que, con la tecnología, aunque estés al lado de un niño, no necesariamente sabrás qué contenido en línea está asimilando a menos que estés mirando la misma pantalla.

Asegúrate de que los niños sepan que pueden contar con tu ayuda hablando de la Promesa de Protección de Kidpower con todos los jóvenes a tu cargo: “Eres muy importante para mí. Si tienes un problema de seguridad, quiero saberlo, aunque parezca que estoy demasiado ocupado, aunque alguien que nos importa se moleste, aunque sea vergonzoso, aunque hayas prometido no contarlo y aunque hayas cometido un error. Por favor, dímelo y haré todo lo que esté a mi alcance para ayudarte”. Señala que el ciberacoso es un problema de seguridad.

3. Enseña a los niños a ser buenos ciudadanos digitales como antídoto contra el ciberacoso.

Un antídoto es una sustancia que puede contrarrestar una forma de envenenamiento, y enseñar ciudadanía digital puede ser un poderoso antídoto contra el ciberacoso. Un ciudadano es un habitante de un lugar, y el mundo online es un lugar en el que la mayoría de los jóvenes viven gran parte del tiempo. Según Mike Ribble, autor de Digital Citizenship in Schools (Ciudadanía digital en las escuelas) y Raising a Digital Child (Criar a un niño digital), los padres y educadores suelen ser como inmigrantes en el mundo online, mientras que sus hijos son como nativos digitales.

Muchos adultos se sienten intimidados porque la tecnología cambia constante y rápidamente, y puede ser difícil seguir el ritmo a menos que se haya crecido con ella. Afortunadamente, los valores y el comportamiento de un buen ciudadano son los mismos independientemente de si se está en línea o en el mundo “real”.

El compromiso de actuar con respeto, seguridad y amabilidad hacia uno mismo y hacia los demás no conoce fronteras. El conocimiento de cómo protegerse de las palabras dañinas, tanto si las oyes como si las ves, es el mismo. La importancia de estar atento es relevante independientemente de dónde te encuentres. Y el acoso es un comportamiento inseguro e irrespetuoso, ya sea en persona, en papel o con electrones.

Recomendamos un contrato escrito de ciudadanía digital y uso de la tecnología que los niños firmen con sus padres y que pueda actualizarse cada año. Puedes descargar y adaptar el Acuerdo de seguridad y ciudadanía digital de Kidpower para tu uso personal.

4. Conversa sobre lo que hace que sea difícil NO seguir la presión de grupo. Habla sobre el sufrimiento que ocasiona el ciberacoso. Deja que los niños te cuenten lo que saben.

Pregunta a los niños que utilizan activamente la tecnología para comunicarse qué saben sobre el ciberacoso. Suelen tener mucha información e ideas sólidas. Pregúntales si les ha ocurrido alguna vez a ellos o a alguien que conozcan.

Asegúrate de que los jóvenes presentes en tu vida sepan lo siguiente:

  • El ciberacoso es el uso de computadoras, teléfonos móviles u otras tecnologías para herir, asustar o avergonzar a otras personas. El ciberacoso mete a la gente en serios problemas en la escuela y también con la ley. En un número creciente de lugares, ciertas formas de ciberacoso son ilegales.
  • Ser cruel es ser cruel, no importa cómo lo hagas. La pregunta que debes hacerte NO es si es divertido, sino si hará infeliz a alguien.
  • Aun si crees que alguien ha sido cruel contigo, ser cruel tú también no es una forma segura de manejar el problema. En lugar de eso, pide ayuda a un adulto en el que confíes.
  • Ten el valor de hablar si alguien te está acosando cibernéticamente. Di que eso está mal y que no vas a mantenerlo en secreto.
  • Utiliza la configuración de privacidad, pero nunca publiques nada en las redes sociales ni envíes nada por vía electrónica que no quieras que el mundo vea.
  • Si recibes un mensaje molesto o ves algo que te ataca: No respondas. No lo borres. Guarda el mensaje, haz una captura de pantalla, imprímelo si puedes y pide ayuda a un adulto en el que confíes. Si un adulto no te ayuda, sigue insistiendo hasta que consigas la ayuda que necesitas.
5. Establece consecuencias claras por el mal uso de la tecnología de forma perjudicial.

En Kidpower, recomendamos que los adultos responsables digan claramente a los niños y adolescentes a su cargo “Tienes derecho a ser tratado con seguridad y respeto en todas partes y con todo el mundo, y tienes la responsabilidad de actuar de forma segura y respetuosa contigo mismo y con los demás. Esto incluye ser un buen ciudadano digital en todas las actividades en las que se utiliza la tecnología, como computadoras y teléfonos, para interactuar a través de redes sociales, juegos, mensajes de texto, etc.”.

Para los niños y adolescentes, la responsabilidad que conlleva el derecho a usar la tecnología de forma independiente implica hacerse cargo de lo que dicen y hacen, tomar decisiones seguras y prudentes, informarte acerca de los problemas y obtener tu acuerdo por adelantado sobre cualquier cambio. Trata el uso de las computadoras para cualquier cosa, excepto para las tareas escolares, como un privilegio, no como un derecho. Trata el uso de los teléfonos móviles para cualquier cosa, excepto para emergencias y la comunicación con adultos responsables, como un privilegio y no como un derecho.

Una mamá nos contó: “Me quedé horrorizada cuando me enteré de que mi hija había enviado mensajes de texto con fotos humillantes y comentarios ofensivos sobre un par de niños de su equipo de natación. Le restringí mucho el uso de sus dispositivos hasta que escribió un ensayo sobre el daño causado por el ciberacoso y lo entregó en persona junto con una disculpa a sus compañeros de equipo y a su entrenador, a quien puse en conocimiento con antelación para asegurarme de que la acción era respetuosa y clara. Aunque estaba furiosa conmigo, sentí que mi hija necesitaba entender la gravedad de este tipo de comportamiento y enmendarlo”.

Si los jóvenes de tu vida hacen algo hiriente a otra persona, ya sea en línea o en persona, pídeles que se disculpen y hagan las paces. Averigua qué acciones han provocado el problema y enséñales a tomar decisiones más seguras. A menudo, la consecuencia más adecuada es la pérdida del privilegio de usar la tecnología en cuestión durante un periodo de tiempo determinado. Además, haz que los niños hagan algo activo, como enviar una carta de disculpa escrita a mano, investigar sobre el daño causado por el ciberacoso y escribir un artículo, o hacer algún trabajo voluntario para hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

6. Enseña a los niños: "¡No pongas en Internet nada que no quieras que el mundo vea!"

Un adolescente transgénero se sorprendió cuando descubrió que un chico en el que había confiado le había animado a enviar por mensaje de texto sus sentimientos sobre su identidad de género, y luego reenvió estos mensajes tan personales a un grupo de otros chicos, junto con comentarios mordaces. El chico que hizo esto se sorprendió al descubrir que se había metido en un gran problema de ciberacoso del que había pensado que ningún adulto se enteraría, especialmente porque había borrado los mensajes reenviados.

Los jóvenes tienen que entender que, aunque una comunicación parezca muy privada y anónima, y aunque los desarrolladores afirmen que su plataforma es privada, siempre que una persona utiliza la tecnología lo que hace deja una huella electrónica que puede hacerse pública, incluso para posibles empleadores u oficinas de admisión de la universidad. Además, aunque se borre después, una comunicación electrónica puede difundirse muy lejos y muy rápido, con consecuencias mucho mayores a las que pretendía el usuario en principio. El envío o la recepción de fotos sexualmente explícitas de cualquier persona menor de 18 años, incluso si la intención es compartirlas en privado, y aunque las fotos sean “selfies”, se consideran pornografía infantil y pueden desencadenar graves consecuencias legales.

Con los niños más pequeños, puedes utilizar la configuración de privacidad, pero no dependas de ella. Recuerda que cualquier cosa que se comparta electrónicamente con cualquier persona puede ser compartida públicamente por cualquiera que la reciba. A menos que sea dentro de un sistema seguro de personas que se conocen, como un colegio, evita que los niños publiquen información o fotos personales en una comunidad de amigos en línea, un grupo de chat o cualquier otro lugar.

7. Practica las habilidades para detectar los problemas, alejarse, establecer límites y obtener ayuda.

Estar seguro en Internet incluye saber cómo actuar si tienes un problema que perjudica tu bienestar o el de otra persona. Si recibes o ves un mensaje amenazante o dañino, no respondas y no lo borres. Haz una captura de pantalla y ve a contárselo a un adulto de confianza. Un joven llamado “Max” pidió ayuda a sus padres después de que un par de antiguos amigos pusieran una página de Facebook que decía “Odio a Max” y a la que le dieron “me gusta” cientos de chicos de su instituto.

Como puedes imaginar, esta experiencia fue devastadora. Max dijo: “Lo que me ayudó fue contar con el apoyo de mis padres, que consiguieron que Facebook retirara la página y que no dejaron de decirme que lo que había pasado no era culpa mía; ir a un consejero; ir a una clase de Teenpower para practicar qué hacer cuando tienes problemas con la gente; y encontrar algunos nuevos amigos”.

Practica habilidades de Kidpower para la Seguridad con las Personas, como por ejemplo: proteger tus sentimientos de las palabras hirientes; establecer límites contigo mismo y con los demás; comunicarte y conectar con la gente de forma positiva; hacerte cargo de lo que dices o haces sin importar cómo te sientas por dentro; alejarte de los problemas; y ser persistente a la hora de pedir ayuda a los adultos ocupados. Practica formas de expresarte, decir “No” y “Basta”, y utilizar otras tácticas de distracción para con grupos de pares, y practica la persistencia frente a las reacciones negativas. Practica cómo bajar las manos y alejarte de la tecnología cuando sientas la tentación de publicar, estar de acuerdo o compartir algo hiriente o irrespetuoso.

Lee: Estrategias de Kidpower para la Seguridad Online y en cualquier otro lugar.

8. Si un niño es víctima de ciberacoso, ofrécele apoyo, sin culpas ni sermones

El carácter anónimo y la amplia difusión del ciberacoso pueden ser devastadores. Si tu hijo está siendo víctima de ciberacoso, proporciónale apoyo emocional diciéndole: “Siento mucho que te esté pasando esto y estoy muy orgulloso de que tengas el valor de contármelo. Esto no es culpa tuya y vamos a hacer lo posible para que deje de ocurrir”. Insiste en que las autoridades escolares, el proveedor de Internet o la compañía de telefonía móvil, la empresa de redes sociales como Facebook y, si es necesario, la policía, tomen medidas para corregir el problema.

Si tu hijo parece traumatizado por lo sucedido, proporciónale apoyo asegurándole que no es su culpa y que las cosas mejorarán; organiza una consulta profesional para el niño y la familia; proporciónale protección contra las represalias por contar lo sucedido y contra nuevas agresiones; encuentra oportunidades para que el niño desarrolle nuevas relaciones y se divierta con sus compañeros; y proporciónale formación sobre “Seguridad entre personas” como la que ofrecer Kidpower.

Para obtener más recursos sobre cómo hacer esto, puedes leer 5 Recommendations to Help a Child Recover From Severe Bullying (en inglés) y Qué hacer cuando un niño reporta un presunto abuso, bullying, acoso, o cualquier cosa que le esté molestando.

9. Practica cómo decir a los amigos: "¡Para! ¡Eso no es seguro!" y "¡Para! ¡Eso no es amable!".

Después de que los niños entiendan cómo puede verse el ciberacoso, practica cómo expresarse. Identifica las posibles reacciones negativas de la otra persona. A continuación, practica respuestas respetuosas y contundentes para persistir en el establecimiento de los límites. Deja que los jóvenes inventen su propia historia sobre la situación para utilizarla en la práctica. Cambia los papeles con ellos. Por ejemplo, un amigo podría decir: “No soporto a Roger. Mira, tengo una foto de él yendo al baño en la excursión. Vamos a ver a cuántas personas podemos enviársela”. Una forma de expresarse podría ser: “Eso es ciberacoso. Está mal”. Una reacción negativa común a este límite es: “Pero tienes que admitir que sería divertido”. Una respuesta eficaz podría ser: “Aunque Roger no es mi persona favorita, no creo que sea divertido avergonzar a la gente. Además, es ilegal”.

Lee How To Speak Up About Putdowns (en inglés).

10. Enseña a los niños a buscar la ayuda de un adulto, ¡aunque prefieran resolverlo ellos mismos!

Los jóvenes pueden hacer una gran diferencia y estar más seguros ellos mismos si saben que cualquier comportamiento inseguro en Internet es un momento importante para obtener la ayuda de un adulto. Una de nuestras adolescentes de Kidpower, “Laura”, pidió ayuda a su madre porque una “amiga” de un grupo de chat estaba escribiendo comentarios desesperados en los cuales expresaba que la vida no tenía sentido. Con la orientación de su madre, Laura le dijo a su amiga que sentirse así era algo inseguro y la animó a llamar a la Línea de Prevención del Suicidio. Al día siguiente, la chica escribió a Laura que había hablado con un consejero de allí durante mucho tiempo. Aunque todavía no tenía respuestas claras, la joven estaba en el camino de conseguir el tipo de ayuda que necesitaba.

Lee Suicide Prevention Success Story: The Opposite of Cyberbullying (en inglés).

Otros recursos

Para saber más y tomar acciones para prevenir y detener el bullying, por favor visita nuestra página (en inglés) Kidpower Bullying Solutions Resources page. Si deseas saber más sobre servicios en escuelas, visita nuestra página (en inglés): Kidpower Resources and Services for Schools.

Kidpower Safety Comics Series - 3 Books
¡Descubre los Cómics de Seguridad de Kidpower con ediciones especiales para cada edad, para niños pequeños, niños mayores, adolescentes y jóvenes adultos!

 

Traducción de María Gisella Gámez

Le invitamos a descargar este artículo destacados para uso personal , y una copia de impresión (1) copia de forma gratuita - siempre y cuando mantenga el PDF " tal cual" y no publique o comparta electrónicamente, por nuestro El permiso para utilizar Requirments. Al completar un formulario de solicitud de descara, acepta recibir correos electrónicos de Kidpower y comprende que puede darse de baja en cualquier momento. Por favor done para apoyar nuestros recursos gratuitos en línea.
Recibirá un correo electrónico con un enlace seguro y encriptado paa descargar el PDF. ¿Es usted miembro? Firmar o iniciar sesión por descargas directas y el libre acceso a 100s más recursos Kidpower.
 

Derechos de autor © 2021 - presente. Todos los derechos reservados.

Fecha de Publicación: September 1, 2021   |   Última actualización: September 1, 2021

Kidpower Founder and Executive Irene van der Zande is a master at teaching safety through stories and practices and at inspiring others to do the same. Her child protection and personal safety expertise has been featured by USA Today, CNN, Today Moms, the LA Times, and The Wall Street Journal. Publications include: cartoon-illustrated Kidpower Safety Comics and Kidpower Teaching Books curriculum; Bullying: What Adults Need to Know and Do to Keep Kids Safe; the Relationship Safety Skills Handbook for Teens and Adults; Earliest Teachable Moment: Personal Safety for Babies, Toddlers, and Preschoolers; The Kidpower Book for Caring Adults: Personal Safety, Self-Protection, Confidence, and Advocacy for Young People, and the Amazon Best Seller Doing Right by Our Kids: Protecting Child Safety at All Levels.

Pin It on Pinterest

Share This